AQUÍ PUEDES VER MIS DIBUJOS, DISEÑOS Y MUEBLES TRANSFORMADOS, QUE HE REALIZADO A TRAVÉS DE LOS AÑOS. ESPERO QUE TE GUSTEN. GRACIAS.

lunes, 30 de enero de 2012

Cubo de zinc convertido en macetero.


Sí, lo que hay encima del marco del Landseer,
sobre la vitrina, es un nido con pajaritos falsos.

Y esos huecos de la pared,
están a la espera de ser llenados.


Hace unos meses, me encontré una noche una planta enorme, como de tres metros de altura, en la calle. Tenía pocas hojas, pero estaba viva. Pensé que acabaría en el camión de la basura. Me la subí a casa y lo hice por la escalera, pués no entraba en el ascensor, ni de coña. Cinco pisos tratando de no estropear la copa con el techo de la escalera... Yo no entiendo a la gente. ¡Tirar una planta a la puta calle estando viva! Claro que si lo hacen con los perros, con una planta...


Casi llega al techo. Ese tallo vertical es nuevo.



¿Alguien sabe de qué planta se trata?
Es parecido a un níspero, pero con las hojas planas.


Ayer mismo, me encontré otra. Metida en una bolsa de plástico, con las raíces al aire, sin tiesto y junto a los contenedores para reciclar papel y vidrio (¿¡!?). Es una Diffembachia de hojas grandes. De las injustamente despreciadas desde que corrió la voz a causa de su toxicidad. Como si una hiedra, adelfa, o un poto, tan común, no lo fuera.



La Difembachia, muy recuperada
pocas horas después de ser plantada.


El caso (siempre tiendo a irme por las "ramas") es que necesitaba un nuevo macetero grande para la pobre planta. Los que busqué, o eran demasiado caros, o demasiado aburridos, o demasiado feos (de verdad que lo eran). Corrí a un "Todo a 100" con la intención de encontrar algo que me sirviera. Entonces lo ví, ahí, todo metálico y lleno de posibilidades, como un lienzo en blanco. No sabía que haría con él, pero sería un macetero después de pasar por mis perturbadas manos.


El cubo de zinc, antes de ser transformado.


Lo miré durante días, como en trance, una y otra véz. Cada una de esas veces, tenía una idea, pero como volvía a tener otra diferente al cabo de un rato, descartaba la anterior. Hasta que, desorientado y confundido, eché un vistazo a un pañuelo indú que tengo y se me encendió la bombilla. Busqué fotos en Google de deidades de la India. Fué difícil elegirlas:





Después, pinté el cubo en dos colores. No, no fué el rojo uno de ellos. Más que nada, por que quedaba bastante naranja al lado del fúcsia. Respeté, sin pintar, una franja entre los dos colores.




Cuando pegué las imágenes y añadí un estarcido en oro y plata a los lados de ellas, ya perdí la cabeza y fuí en busca de más materiales.




Sí. Lentejuelas de diferentes tamaños y colores.
¡Sería un cubo artesanal comprado en un mercadillo de Jaipur!

Un montón de lentejuelas, piedras (no, borlas, esta véz no), pegamento y varias capas de barníz más tarde... ¡Voilá!






Listo para servir de macetero.


AVISO:

No se publicarán comentarios crueles.

12 comentarios:

Roxy dijo...

Otra genialidad!!! Te quedo precioso!!! No puedo creer que dejen plantas tan hermosas en la calle, con lo que me cuesta que crezcan las mías. Cariños hasta prontito Roxy

ILONA dijo...

Precioso, una pasada.
Las plantas son muy decorativas, aunque a mí se me dan muy mal. En ese macetero van a estar espectaculares.

Saludos.

Alberto dijo...

Muchas gracias, Roxy. Me alegra que te guste.

Yo tampoco entiendo lo de tirar a la calle plantas vivas. Pero como digo, si son capaces de hacerlo con los perros...

Es verdad que hay plantas que parece difícil hacer que prosperen. Me duele cuando se muere alguna de las mías. Tiendo a regarlas demasiado, por ese afán de excederme en preocuparme por ellas. Algunas, viven mejor si nos olvidamos un poco de regarlas.

Muchas gracias.

Un beso.

Cristina dijo...

¡Qué genial!
Te ha quedado chulisimo ....
Por cierto ¿Donde vives?
¡Me encantaría encontrarme plantas ! Me gustan mucho.

Alberto dijo...

No sé si genial o chulísimo, Cristina, pero peculiar y vistoso, sí. De eso no hay duda.

Muchas gracias.

He estado muy tentado a comentar en tu post sobre los mosqueos de "las amigas de dedo". Me ocurrió un caso tan injusto como estúpido y largo de contar, pero que hizo que abriera los ojos ante esto de deir una cosa simple e inocente y que sea mal interpretada hasta el punto de que al otro lado del ordenador alguien se indigne y deje de visitarte. Te entiendo bien. Es un mundo peculiar este.

Vivo en Madrid.

Alberto dijo...

¡Y gracias por ser mi nueva seguidora!

Besos.

Meg dijo...

Qué pasada, como siempre, tengo una duda, ¿antes de la pintura le diste imprimación?

Un beso!

Alberto dijo...

Hola Meg:

Me temo que no. Yo soy así de cojonudo. Cuando ya lo había pintado y llenado de lentejuelas, caí en ello. Pensé que una imprimación antes de nada habría sido conveniente, pero yo soy así... No hago las cosas de una forma sensata.

Muchas gracias.

Un beso.

Vientos dijo...

La planta de arriba parece un aguacate, pero a saber...

Alberto dijo...

VIENTOS:

ES un aguacate. Ya me lo sugirieron en el otro blog, lo comprobé y ES un aguacate.

Muchas gracias.

Laura (Comunicadora y Facedora de complementos) dijo...

Muy apañao y vistoso, sí, me ha gustado mucho. Por cierto, cómo pegaste las imágenes? Las imprimiste en papel fotográfico o cómo?

Tampoco entiendo lo de la gente que desprecia las plantas. Si yo tuve un aloe y no era capaz de ni de cortarle las hojas para utilizarlas!

Un saludo!

Alberto dijo...

Muchas gracias, Laura. Las imágenes están imprimidas en papel normal. La primera capa de barniz, la doy muy ligera para que el papel no chupe mucho y no quede como aceitado y se estropee la imagen.

Te pasa como a mí. No soy capaz de podar los bonsais. El que tengo ahora, le trasplanté a un macetón y le estoy dejando que crezca enorme y a su aire. Y al aloe, tampoco he sido capaz nunca de amputarle ningún tallo. Te entiendo muy bien.

Gracias y por ser nueva seguidora, también.

Besos.